Saltar al contenido

La Epigenética: qué es, para qué sirve y ejemplos

Epigenética

La Epigenética es una rama de la biología que, a pesar de no ser tan conocida, tiene más de 40 años de investigación. El Dr. Bruce Lipton es considerado el padre de la Epigenética. Él estudió el núcleo de las células de nuestro cuerpo y llegó a la conclusión de que el entorno modifica la expresión de nuestro ADN. Este descubrimiento derivó en la biodecodificación, y planteó la sanación desde la mente y el entorno.

Este hallazgo nos dice que NO somos víctimas de nuestra genética. Que podemos activar o desactivar los genes que nos interesen. Si queremos activar unos genes en particular, debemos generar el entorno propicio para ello. Igualmente ocurre si lo que queremos es desactivarlos.

Ahora bien, profundicemos un poco más en este tema.

¿Qué es la Epigenética?

Antes de dar una definición sencilla de Epigenética, vamos a explorar un poco en lo que dice la antigua ciencia.

El viejo paradigma dice que nuestra vida está manejada y controlada por los genes, y que todo lo que está en ellos no se puede modificar. Es como si nuestro destino estuviera escrito en los genes y esto nos convirtiera en sus “víctimas”. De aquí el que escuchemos expresiones como “el gen de la diabetes” o “el gen del cáncer”.

La Epigenética dice que esto es falso. Esta nueva ciencia establece que la estructura genética de una persona es una especie de mapa o plano que indica solamente cuáles genes están activados y cuáles no. Está basada en el “control epigenético”, en donde “EPI” significa sobre o por encima, por tanto, trata sobre el “control por encima de los genes”.

Ahora bien, te debes estar preguntando de dónde viene ese control epigenético. Proviene del sistema nervioso. Nuestro sistema nervioso controla todos nuestros genes, en base al sistema de creencias que tengamos en nuestra mente. Por esta razón es que dice que los genes son el mapa pero que se pueden modificar a través de la consciencia, a esto se le denomina “cambios epigenéticos”. La mejor manera de ver esto es a través de ejemplos.

La Epigenética y el cáncer.

Un ejemplo que podemos usar para explicar esto de una manera más sencilla, es el caso de dos gemelos idénticos con una misma estructura genética. Uno de ellos fallece muy joven producto de un agresivo cáncer y el otro llega a una edad muy longeva. Si tienen exactamente los mismos genes, ¿qué es lo que hace que uno desarrolle cáncer y el otro no? La respuesta está en la epigenética. El estilo de vida, el medio ambiente en donde se desenvolvieron y el sistema de creencias son las que produjeron esta diferencia. Han modificado la genética de estos hermanos. En el caso del gemelo que falleció, los tres factores antes mencionados activaron el “gen del cáncer”, por llamarlo de alguna manera.

De acuerdo al Dr. Bruce Lipton, de cada gen podemos generar hasta 3000 proteínas dependiendo de nuestras emociones, pensamientos, de lo que estemos viviendo y del entorno que nos rodea. Volviendo al caso anterior, no hay un “gen” que pueda generar cáncer. El cáncer es una expresión del estilo de vida y del sistema de creencias de una persona.

Vamos a tomar otro ejemplo. Una persona que es adoptada cuando era un bebé recién nacido. Su estructura genética es completamente diferente a la de sus padres. Sin embargo, uno de ellos desarrolla cáncer y él también lo hace, ¿es esto casualidad? De acuerdo a la Epigenética, la respuesta es no. Los padres transfirieron hacia el niño sus creencias y lo impregnaron de su estila de vida, creando un entorno propicio para que desarrollara el cáncer. Se activó este gen en él.

Un último ejemplo: el cáncer de mamas o senos. Muchas mujeres se asustan cuando un médico les informa que tienen el gen “BRCA1”, que es el gen asociado al cáncer de mamas. Lo que las mujeres desconocen es que no es este gen como tal lo que lo produce. Fue su estilo de vida y todo lo que aprendió de su entorno durante sus primeros 7 años de vida (sistema de creencias), lo que pudo hacer que ella desarrollara a enfermedad. De acuerdo al Dr. Bruce Lipton, un 50% de las mujeres que tienen este gen, son realmente quienes llegan a desarrollar la enfermedad.

Para evitar el cáncer, necesariamente tenemos que cambiar nuestro sistema de creencias y mejorar nuestro estilo de vida en todos los aspectos (alimentación, ejercicio, relajación, meditación, trabajo, etc.).

Como era de esperar esta nueva ciencia ha sufrido muchas críticas de parte de los defensores de las teorías tradicionales. Decidir confiar en ella depende de cada persona y de sus paradigmas. Mi intención con este artículo, es dar a conocer una parte de la biología poco divulgada. Considero que, todo lo que pueda ayudar a mejorar nuestra calidad de vida y a tener un impacto positivo en nuestra salud, es bien recibido. Que cada uno de ustedes, si así lo desea, tome de esta nueva teoría lo que sea de provecho propio.

La nueva biología está emparejada con los principios de la física cuántica. Creamos nuestra experiencia de vida con nuestra mente. Si quieres cambiar tu experiencia de vida, tienes que cambiar los programas que tienes a nivel subconsciente. Al controlar nuestra programación subconsciente y nuestras creencias, podremos cambiar nuestra realidad externa. Si cambiamos internamente, vamos a poder tener el control de la salud, la felicidad, la abundancia, el bienestar. Los cambios profundos parten de nuestro interior, no se encuentran afuera.

Nota: si deseas ahondar sobre este tema, te invito a leer el libro “La Biologia de la Creencia” del Dr. Bruce Lipton.

Además de la epigenética, también te puede interesar