Saltar al contenido

La Albahaca: tipos, usos y forma de cultivo

Albahaca

La Albahaca  es una hierba aromática anual originaria de Asia (India, Irán y Pakistán) que pertenece a la familia de las lamiáceas. Se caracteriza por tener los tallos muy ramosos y velludos. Sus hojas son de color verde intenso y sus flores tienen forma de espigas de color blanco o rosado. Puede alcanzar una altura de hasta 50 centímetros y se cultiva en zonas templadas y cálidas.

Nombre científico de la albahaca.

Esta hierba lleva como nombre científico Ocimum Basilicum. En inglés se llama Basil. Proviene del griego Basilicom, que significa “remedio real”.

Propiedades de la albahaca.

Es una planta sagrada en la India y es un importante ingrediente en la medicina tradicional ayurvédica. Por sus propiedades curativas, se considera a la albahaca una planta medicinal. Se cuenta que fue Alejandro Magno quien la trajo a Europa y desde entonces crece en todas las terrazas mediterráneas, dentro de vistosas y coloridas macetas.

Los egipcios le atribuían maravillosas propiedades. Sólo la podía cultivar la familia real, y sus flores y ramas sólo debían cortarse con cuchillos de oro.

En la antigüedad se utilizó como aceite de unción para los reyes, y sus ramas y flores se empleaban para golpear los cuerpos de las personas y así alejar los malos espíritus.

Te puede interesar conocer: Usos del romero

Tipos de albahaca.

Existe una gran cantidad de tipos o variedades, a continuación las más comunes:

  • Albahaca verde (Ocimum Basilicum) o albahaca genovesa. Es la más común de todas, la solemos encontrar en supermercados y es de la que comenzamos hablando en este artículo.
  • Albahaca morada (Ocimum Basilicum Var). Es de color púrpura y su sabor recuerda al anís. En materia de cocina combina muy bien con el tomate, los quesos de sabor fuerte y los frutos secos.
  • Albahaca tailandesa. Su aroma recuerda a una mezcla de clavo y menta. Es muy utilizada en platos de origen asiático.
  • Albahaca limón. Su aroma recuerda al limón. Es muy utilizada en ensaladas y pescados.
  • Albahaca lima. Su aroma recuerda a la lima. Es utilizada para elaborar algunos cocteles o tragos, como por ejemplo, una variante de Mojito Cubano.

La albahaca y la cocina.

Albahaca propiedades y beneficios
La albahaca goza de unas propiedades digestivas extraordinarias, convirtiéndola en uno de los ingredientes preferidos de muchos cocineros. Es considerado un antiespasmódico intestinal natural, ayuda en caso de vómitos y náuseas, y mejora la digestión de los alimentos.

Esta hierba aromática es una de las consentidas de la cocina mediterránea. Su color verde intenso, su aroma cálido y su sabor con un toque dulce, la convierten en una excelente opción al momento de cocinar pollo, pescados, mariscos, salsas y sopas.

Se puede usar fresca o seca. Debido a su fuerte aroma y sabor, se recomienda añadirla a los alimentos casi al final de su preparación.

Dentro de los platos más conocidos que utilizan la albahaca como uno de sus ingredientes principales tenemos: la salsa Pesto (con ajo y piñones), Paté de aceitunas, Sopa al Pistou, entre otros.

La albahaca y la aromaterapia.

Esta esencia de albahaca se obtiene mediante la destilación al vapor de las hojas de la planta, y contiene ocimeno, linalol, lineol y alcanfor. Tiene una función equilibradora y estimulante.

Entre sus propiedades en la aromaterapia se tienen: antidepresivo, estimulante de las glándulas suprarrenales, tónico digestivo y antiséptico. Por esta razón, se suele usar para tratar la depresión y la ansiedad, indigestión y náuseas, migrañas y cefaleas, desmayos y la fatiga física y mental. Adicionalmente, ayudan a aumentar la producción de leche materna, a mejorar el asma, es un excelente antiséptico para la piel y se considera una esencia afrodisíaca, mejorando la energía sexual.

La albahaca y los mosquitos.

Otro uso frecuente de la albahaca es como repelente natural para los mosquitos. Puedes colocar un par de gotas de aceite en un difusor y ayudar a ahuyentar estos molestos insectos de casa.

Si te gusta tener plantas, también optar por tener una maceta con albahaca en tu casa, oficina o negocio. Su olor ayudará a mantenerlos lejos de tu hábitat. Si por el contrario, no eres de tener plantas, puedes optar por colocar hojas secas de albahaca a manera de popurrí, en una cestita, aunque la hierba esté seca tendrá el mismo efecto sobre los mosquitos.

Te puede interesar conocer: El anclaje emocional positivo

Cómo cultivar la albahaca.

El cultivo de la albahaca es bastante fácil. Es una planta que se puede sembrar en maceteros medianos (durante el invierno), sin requerir gran espacio. Lo importante es que tenga una humedad moderada y buena iluminación. Una vez que broten y crezcan los tallos y flores, no los cortes hasta tanto no los vayas a usar. En general, la albahaca no es una planta que requiera de demasiados cuidados.

Dónde podemos comprar la albahaca.

A pesar de ser una planta de origen asiático, hoy en día, el uso de la albahaca se ha expandido por todo el mundo. El lugar donde la puedes conseguir varía dependiendo de su presentación.

Si la quieres comprar fresca, lo más común es conseguirla en mercados en donde vendan vegetales y verduras (suelen estar junto a las espinacas, perejil, cilantro, etc.). Si la quieres en una presentación seca, la puedes conseguir en los supermercados, herbolarios y tiendas naturistas, normalmente en la misma área donde puedes comprar especias y hierbas para infusiones. Y, por último, si lo que requieres es la esencia, puedes acercarte a tiendas especializadas en terapias alternativas, en herbolarios o tiendas naturistas.

Además de la Albahaca, también te puede interesar